Ilustración de Sergio García Torres

Ilustración de Sergio García Torres

La Situación

Quedamos con el pre­si­den­te de la aso­cia­ción, Alberto Romeral.

Nos cuen­ta que el 26 de oc­tu­bre se ha cum­pli­do un año des­de que los ve­ci­nos de los edi­fi­cios de la ca­lle Embajadores, 46, San Cayetano, 8 y 10, ca­rre­ra de San Francisco, 16 y ca­lle Madera, 24 y 26 (en Malasaña), co­men­za­ron a ser aco­sa­dos por la Empresa Municipal de la Vivienda y el Suelo.

Se tra­ta de cin­co edi­fi­cios de la EMVS de pro­tec­ción ofi­cial con 120 vi­vien­das de al­qui­ler social,destinados a per­so­nas realo­ja­das que no pue­den ac­ce­der a otro ti­po de vivienda.
Las Coacciones

En la ci­ta­da fe­cha, el ayun­ta­mien­to em­pe­zó a uti­li­zar asis­ten­tes so­cia­les pa­ra coac­cio­nar a los ve­ci­nos, lla­man­do ca­sa por ca­sa avi­san­do de que su con­tra­to de al­qui­ler (in­de­fi­ni­do), se ex­tin­guía en bre­ve y que de­bían des­alo­jar las vi­vien­das. Este año no os co­méis aquí el tu­rrón, les amenazaban.

En la ci­ta­ción in­di­vi­dual la EMVS no acla­ra­ba sus in­ten­cio­nes. Hay que de­cir que no se tra­ta de desahu­cios por im­pa­go del al­qui­le­res, sino del in­ten­to de des­alo­jar a los arren­da­ta­rios pa­ra po­der es­pe­cu­lar con los edi­fi­cios. Ante es­te pe­lo­ta­zo, des­de los pri­me­ros mo­men­tos los ve­ci­nos afec­ta­dos de­ci­den unir­se y for­mar la aso­cia­ción “Yo No Me Voy”, que ha si­do fun­da­men­tal pa­ra plan­tar ca­ra a los in­tere­ses depredadores.

Los Buitres

Parece que Lavapiés es­tá de mo­da y ca­da día a más gen­te le gus­ta el ba­rrio. Está lle­gan­do gen­te de otros ba­rrios de Madrid y es­to no pa­sa des­aper­ci­bi­do pa­ra mu­chos es­pe­cu­la­do­res in­mo­bi­lia­rios. En es­te ca­so el bui­tre in­mo­bi­lia­rio se lla­ma “Renta Corporación”, don­de el ma­ri­do de Dolores de Cospedal fue asesor.

Los Cómplices

El ayun­ta­mien­to ya ha­bía fir­ma­do con Renta Corporación la ven­ta de los cin­co in­mue­bles por 21 mi­llo­nes de eu­ros. A la vez y con ve­ci­nos den­tro, se re­mo­de­la­ron ca­sas co­mo San Cayetano, 10, sin ser ne­ce­sa­rio. Aligeraron pe­so de la fa­cha­da, po­nen nue­va ta­ri­ma flo­tan­te, ven­ta­nas ve­lux, as­cen­sor, sa­ni­ta­rios, cal­de­ras y ca­le­fac­ción… Después y con gran tor­pe­za, sal­tán­do­se la le­ga­li­dad, la EMVS tra­ta de des­alo­jar con ma­la ar­tes, de­nun­cian­do im­pa­gos en los al­qui­le­res que nun­ca se han pro­du­ci­do, pa­ra ven­der ile­gal­men­te unas vi­vien­das a una in­mo­bi­lia­ria, cuan­do por ley de­be ofre­cér­se­las pri­me­ro a los ac­tua­les inquilinos.

La Respuesta

Unidos en la aso­cia­ción “Yo No Me Voy”, los afec­ta­dos se que­re­llan con­tra la al­cal­de­sa de Madrid y res­pon­sa­bles de la EMVS, re­cha­zan­do el des­alo­jo y des­ar­man­do las in­ten­cio­nes ini­cia­les de es­pe­cu­lar con es­tas vi­vien­das so­cia­les. Ante es­te gi­ro en la si­tua­ción, Renta Corporación se re­trac­ta de la com­pra. Se ave­ri­gua más tar­de que es­ta em­pre­sa era insolvente.

La Trampa

Tras es­te error de cálcu­lo, Ana Botella, en Pleno Municipal se com­pro­me­te a dar op­ción de com­pra pri­me­ro a los ve­ci­nos. Pero en la car­ta que en­vía la EMVS, apa­re­cen unas con­di­cio­nes de com­pra inasu­mi­bles pa­ra per­so­nas que, o bien tie­nen pen­sio­nes muy ba­jas, o es­tán en el pa­ro. Entre las con­di­cio­nes apa­re­ce un pre­cio de 156.341 eu­ros a pa­gar al con­ta­do; ade­más de que la uni­dad fa­mi­liar no ten­ga vi­vien­da en pro­pie­dad, ni en usu­fruc­to, en to­do el te­rri­to­rio na­cio­nal (no só­lo en Madrid). Unas con­di­cio­nes he­chas a me­di­da pa­ra que ca­si nin­guno de los afec­ta­dos pue­da ac­ce­der a su compra.

El Apaño

Cuando la EMVS se que­da sin com­pra­dor, las ci­ta­cio­nes per­so­na­les al juz­ga­do co­mien­zan a lle­gar, prac­ti­can­do la má­xi­ma del “di­vi­de y ven­ce­rás”, em­pe­zan­do por per­so­nas ma­yo­res y so­las. El ob­je­ti­vo es obli­gar a fir­mar un nue­vo con­tra­to de al­qui­ler, su­bien­do la ren­ta un 30%, realo­jan­do en vi­vien­das en el ex­tra­rra­dio de Madrid de las que se des­co­no­ce su ha­bi­ta­bi­li­dad, y so­bre to­do, pa­san­do de un con­tra­to in­de­fi­ni­do a uno tem­po­ral, sin dar ga­ran­tías de qué va a pa­sar ma­ña­na y crean­do gran incertidumbre.

Los Luchadores

Estas tro­pe­lías es­pe­cu­la­do­ras se es­tán lle­van­do a ca­bo con­tra gen­te des­am­pa­ra­da. Se tra­ta de per­so­nas ma­yo­res, que vi­ven so­las en co­rra­las, con pen­sio­nes ba­jas, viu­das, pa­ra­dos. Son ve­ci­nos muy arrai­ga­dos, mu­chos de ellos na­ci­dos en el ba­rrio, don­de han vi­vi­do siem­pre y que a es­tas al­tu­ras de su vi­da no so­por­ta­rían un tras­la­do a una zo­na ale­ja­da del lu­gar don­de es­tá su vida.

Falta De Escrúpulos

El ayun­ta­mien­to en una es­can­da­lo­sa de­ja­ción de fun­cio­nes, al no pres­tar la ayu­da so­cial a los más des­pro­te­gi­dos que le co­rres­pon­de a la EMVS, mues­tra su fal­ta de es­crú­pu­los, tra­tan­do de ame­dren­tar a es­tos ve­ci­nos que cree ma­ne­ja­bles, pa­ra arre­ba­tar­les una vi­vien­da con la que pue­dan be­ne­fi­ciar­se fá­cil­men­te in­tere­ses de em­pre­sas pri­va­das. Estos car­gos pú­bli­cos pre­ten­den ven­der unas vi­vien­das que no son su­yas, sino que son pro­pie­dad de to­do el Pueblo de Madrid.

La Unión Hace La Fuerza

Tras la pron­ta for­ma­ción de “Yo No Me Voy”, las ar­gu­cias del ayun­ta­mien­to no han fun­cio­na­do del mo­do es­pe­ra­do. Ahora el ata­que es­pe­cu­la­dor se di­ri­ge ha­cia otros edi­fi­cios de la EMVS en ba­rrios don­de aún no se han or­ga­ni­za­do pa­ra de­fen­der­se. En “Yo No Me Voy” por una cuo­ta men­sual sim­bó­li­ca, los so­cios dis­po­nen de in­for­ma­ción y ase­so­ría le­gal. El pri­mer pa­so pa­ra plan­tar ca­ra a la in­jus­ti­cia es la unión.