Listos para trabajar

Los jóvenes son parte de la solución. Su voz ha de ser escuchada, su creatividad aprovechada y sus derechos respetados en las acciones para afrontar la crisis del empleo juvenil

(O.I.T.)

La par­ti­ci­pa­ción de las per­so­nas jó­ve­nes en el desa­rro­llo eco­nó­mi­co, po­lí­ti­co, so­cial y cul­tu­ral es res­pon­sa­bi­li­dad de los po­de­res pú­bli­cos. La Garantía ju­ve­nil no es una ga­ran­tía de em­pleo, es un ins­tru­men­to que per­mi­te que las per­so­nas jó­ve­nes re­ci­ban una bue­na ofer­ta de em­pleo, edu­ca­ción con­ti­nua o for­ma­ción en un pla­zo de cua­tro me­ses tras que­dar des­em­plea­dos o aca­bar la edu­ca­ción formal.

El fu­tu­ro in­me­dia­to de Europa de­pen­de de los 94 mi­llo­nes de eu­ro­peos con eda­des com­pren­di­das en­tre los 15 y 29 años que vi­vi­rán en una era de glo­ba­li­za­ción to­tal. No hay du­da que la con­fluen­cia en­tre la glo­ba­li­za­ción y la cri­sis eco­nó­mi­ca ha de­ja­do al des­cu­bier­to que los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros im­po­nen a los Estados sus dic­ta­dos y han con­se­gui­do que és­tos se con­vier­tan en sus cóm­pli­ces y lo ha­gan ade­más de for­ma proac­ti­va. El prin­ci­pal alia­do ha si­do la Unión Europea, una unión fun­da­men­tal­men­te mo­ne­ta­ria, que no po­lí­ti­ca ni social.

La Unión Europea ha con­si­de­ra­do a la po­bla­ción jo­ven co­mo un ob­je­ti­vo de ac­tua­ción prio­ri­ta­rio en las dis­tin­tas es­tra­te­gias desa­rro­lla­das a lo lar­go de los úl­ti­mos años. En la ac­tua­li­dad, la alar­man­te si­tua­ción de es­te co­lec­ti­vo en de­ter­mi­na­das re­gio­nes, ha im­pul­sa­do a la Unión Europea a in­ten­si­fi­car las ac­tua­cio­nes di­ri­gi­das a los y las jó­ve­nes eu­ro­peas es­pe­cial­men­te en ma­te­ria la­bo­ral. De la pre­sen­te co­yun­tu­ra sur­gen ini­cia­ti­vas di­ri­gi­das a la me­jo­ra de la ca­li­dad de los Periodos de Prácticas, a la po­ten­cia­ción de la Formación de Aprendices y de la Movilidad de los/as jó­ve­nes en­tre los dis­tin­tos paí­ses eu­ro­peos. El “Programa de Garantía Juvenil” to­ma co­mo mo­de­lo al­gu­nas ini­cia­ti­vas y po­lí­ti­cas ga­ran­tis­tas desa­rro­lla­das por los paí­ses es­can­di­na­vos des­de los años 80, se di­ri­ge en es­ta oca­sión a las re­gio­nes eu­ro­peas con ta­sas de des­em­pleo su­pe­rio­res al 25%. Esta ini­cia­ti­va se plan­tea con el ob­je­ti­vo de ga­ran­ti­zar que to­dos los jó­ve­nes me­no­res de 25 años re­ci­ban una bue­na ofer­ta de em­pleo, edu­ca­ción con­ti­nua, for­ma­ción de apren­diz o pe­rio­do de prác­ti­cas en un pla­zo de cua­tro me­ses tras aca­bar la edu­ca­ción for­mal o que­dar desempleados.

Las ac­tua­cio­nes con­tem­pla­das en es­te pro­gra­ma de­ben di­ri­gir­se es­pe­cí­fi­ca­men­te a los y las jó­ve­nes de 16 a 24 sin em­pleo que ade­más no rea­li­zan nin­gún ti­po de for­ma­ción (re­gla­da o no). La Unión Europea de­no­mi­na a es­te co­lec­ti­vo “NEET” tra­du­cién­do­se al cas­te­llano co­mo “ni-ni”, de­jan­do a un la­do el tin­te pe­yo­ra­ti­vo que es­te tér­mino tie­ne en el len­gua­je po­pu­lar. El pro­gra­ma pre­sen­ta a es­tos y es­tas jó­ve­nes co­mo per­so­nas que “ni trabajan-ni es­tu­dian” por la co­yun­tu­ra ac­tual en la que se en­cuen­tran con una reali­dad que no les ofre­ce ni una op­ción de em­pleo ni fa­ci­li­da­des pa­ra per­ma­ne­cer en el pro­ce­so de for­ma­ción per­ma­nen­te a lo lar­go de la vi­da. (Comisiones Obreras de Navarra)

En España se cons­ta­ta que a par­tir de la re­for­ma del ar­tícu­lo 135 de la Constitución, las po­lí­ti­cas de con­so­li­da­ción fis­cal se han cen­tra­do en la re­duc­ción de re­cur­sos pú­bli­cos ne­ce­sa­rios pa­ra edu­ca­ción, sa­lud y pres­ta­cio­nes so­cia­les con su co­rres­pon­dien­te im­pac­to en el em­pleo del sec­tor pú­bli­co. Paralelamente se ha des­trui­do em­pleo en­tre 2012 y 2013, un 6% en el ám­bi­to de las ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas y de­fen­sa jun­to a la Seguridad Social obli­ga­to­ria, un 4,2% en el ám­bi­to de la edu­ca­ción y un 3,9% en ac­ti­vi­da­des sa­ni­ta­rias y de ser­vi­cios so­cia­les (Fundación 1 de Mayo). A su vez, par­te de esos mis­mos re­cur­sos pú­bli­cos se han des­ti­na­do a fa­vor de las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras, de for­ma que pa­ra cu­brir el dé­fi­cit de ca­pi­tal de­tec­ta­do en el sis­te­ma fi­nan­cie­ro es­pa­ñol se ha uti­li­za­do 38.833 mi­llo­nes de eu­ros de re­cur­sos pú­bli­cos se­gún el Fondo Monetario Internacional y co­rres­pon­dien­te al pri­mer tri­mes­tre de 2013. Según el Banco de España en el cuar­to tri­mes­tre de 2013 la deu­da del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) era de 50.128 mi­llo­nes de eu­ros de los cua­les 41.333 mi­llo­nes de eu­ros pro­ce­den­tes del prés­ta­mo de la Unión Europea.

Para que otro fu­tu­ro sea po­si­ble es im­pres­cin­di­ble apos­tar por un cam­bio en el mo­de­lo de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co que tien­da al pleno em­pleo y la cohe­sión so­cial y te­rri­to­rial, cu­yos be­ne­fi­cios sean am­plia­men­te com­par­ti­dos con una dis­tri­bu­ción de la ren­ta más equi­ta­ti­va y al ser­vi­cio de la con­se­cu­ción de una vi­da dig­na en la que to­das las per­so­nas pue­dan desa­rro­llar sus ca­pa­ci­da­des y po­ten­cia­li­da­des. Un mo­de­lo que se ba­se en el co­no­ci­mien­to y la in­no­va­ción y que ha­ga un uso más efi­cien­te y sos­te­ni­ble de los re­cur­sos al ser­vi­cio de to­da la so­cie­dad. (Agnès Pardell Veà).

La prin­ci­pal con­clu­sión ra­di­ca en la pre­ca­rie­dad que es­tas me­di­das es­tán apor­tan­do a nues­tro mer­ca­do de trabajo.