De cómo en Madrid, por culpa de nuestros gobernantes, el negocio de cualquier fondo buitre vale mucho más que el bienestar de miles de vecinos.