Cualquier mo­de­lo de fa­mi­lia im­pli­ca un con­jun­to de re­la­cio­nes de gé­ne­ro en­tre gé­ne­ros. Entendemos por gé­ne­ro, las iden­ti­da­des, emo­cio­nes y con­duc­tas, apren­di­das no bio­ló­gi­cas, que se aso­cian a lo sexo-afectivo.

Desde su na­ci­mien­to, el be­bé, pa­ra su­per­vi­vir, es­truc­tu­rar su per­so­na­li­dad, y su “yo”, ne­ce­si­ta re­ci­bir afec­to, víncu­los y ape­go se­gu­ro, de per­so­nas adul­tas con­cre­tas. El víncu­lo pri­ma­rio es con la madre.