Los ni­ños tie­nen la ca­pa­ci­dad de en­fren­tar la vi­da de una ma­ne­ra su­ma­men­te sen­ci­lla. Si al­go les gus­ta lo ha­cen con una pa­sión en­vi­dia­ble pa­ra los adul­tos. En ca­so con­tra­rio, si al­go les dis­gus­ta, tie­nen la ca­pa­ci­dad de de­jar­lo sin im­por­tar las con­se­cuen­cias o el qué di­rán.