Estamos vi­vien­do una ola de frio te­rri­ble en Madrid, to­dos lo no­ta­mos des­de nues­tras ca­sas en las cua­les nos re­fu­gia­mos, po­ne­mos nues­tra ca­le­fac­ción y mi­ra­mos por la ven­ta­na que­ján­do­nos del frio que ha­ce fue­ra y, por su­pues­to, del desor­bi­ta­do pre­cio que es­tá al­can­za­do la luz en el mo­men­to en el que más la ne­ce­si­ta­mos.